…por ejemplo acabo de ver un pato que nadaba en uno de los lagos del Bois de Boulogne, y era de una hermosura tan maravillosa que no pude menos que ponerme en cuclillas junto al lago y quedarme no sé cuánto tiempo mirando su hermosura, la alegría petulante de sus ojos, esa doble línea delicada que corta su pecho en el agua del lago y que se va abriendo hasta perderse en la distancia. Mi entusiasmo no nace solamente del pato, es algo que el pato cuaja de golpe, porque a veces puede ser una hoja seca que se balancea en el borde de un banco, o una grúa anaranjada, enormísima y delicada contra el cielo azul de la tarde …

Julio Cortázar

22 de julio de 2012

Como es arriba es abajo

















9 comentarios:

  1. Preciosas todas. Y admirable su talento para encontrar belleza aun en ese agua negra.

    Salut, Betina.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Rob. Es que la luz realmente hace milagros: le aseguro que no se veía negra el agua sino llena de colores, esos que reflejan las fotos. Lindo, y a la vista de cualquiera (él que no miró se los perdió!).

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. :) Bellas, mucho. Tengo algunas similares tomadas en el mismo lugar el mismo día, pero prefiero mantenerlas en el recuerdo, como ese día y algunos días, meses y años posteriores. Quizás deba independizar los recuerdos de las fotos, para así volver a ella/os... Besos, y yo llamé a la serie "reflejos".

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Caia. Sí, es un lugar muy tentador para quienes andamos con cámara en mano, e irresistible el deseo de capturar esos reflejos (como llamaste a tu serie).

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Paralelos pero no idénticos, eso es lo atractivo, ¿no? (el reflejo es una versión del original, con identidad propia).

    Gracias por pasar, Elisa, bienvenida.

    ResponderEliminar
  6. Me encantaron tus reflejos.
    Y gracias por haber pasado por el blog de la lectora.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Parecen cuadros más que fotos. Tenés muy buen ojo!

    ResponderEliminar
  8. Bueno, no casualmente don Quinquela Martín pintó lo que pintó. Las imágenes que se reflejan en el río son sus pinturas.

    Gracias, Eva.

    ResponderEliminar