…por ejemplo acabo de ver un pato que nadaba en uno de los lagos del Bois de Boulogne, y era de una hermosura tan maravillosa que no pude menos que ponerme en cuclillas junto al lago y quedarme no sé cuánto tiempo mirando su hermosura, la alegría petulante de sus ojos, esa doble línea delicada que corta su pecho en el agua del lago y que se va abriendo hasta perderse en la distancia. Mi entusiasmo no nace solamente del pato, es algo que el pato cuaja de golpe, porque a veces puede ser una hoja seca que se balancea en el borde de un banco, o una grúa anaranjada, enormísima y delicada contra el cielo azul de la tarde …

Julio Cortázar

20 de junio de 2013

La raíz de la hermosura


Es lindo cuando está verde.
Y cuando sus hojas empiezan a amarillear.
Es lindo cuando se pone tricolor: rojo, verde, amarillo.
Y es mágico cuando el rojo lo invade y lo convierte en una gran antorcha de estrellas incandescentes.
Cuando se queda desnudo, sus ramas trazan extraños dibujos en el aire.
Y sus frutos-pequeños erizos sagrados- tienen  la facultad de conceder buenos deseos.

Pero el secreto de su belleza no está en sus hojas estrelladas, sus colores, sus frutos.
El secreto de su belleza viene de una zona oscura y remota, inaccesible, una región subterránea donde se cuece, se mezcla, se inventa toda la hermosura del mundo.



Pequeño homenaje al liquid ambar, a un año de prestarme su nombre para inaugurar este espacio.



14 comentarios:

  1. Esa raíz de la hermosura está en vos, Betina. Divino texto. Divino blog.
    L.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Divina es la hermosura, poder gozarla es un regalo.
      Gracias por los elogios, Luis, un beso.

      Eliminar
  2. Feliz cumpleaños a este blog tan lindo que nos regala imágenes preciosas del liquid ambar mágico y retazos de la belleza del mundo.
    Te regalo esta frase de Borges que tengo en mi blog. Vos, Betina, con tus instantáneas, contribuís a esto:
    "Al cabo de los años he observado que la belleza, como la felicidad, es frecuente. No pasa un día en que no estemos, un instante, en el paraíso." JLB

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus hermosas palabras, Eleonora!
      Y gracias por el regalo. Vi la cita en tu blog, y coincido totalmente con esa idea. Esos instantes- paraíso, aunque duren segundos, justifican nuestro paso por el mundo.

      Un abrazo y gracias por el acompañamiento, de aquí a la Luna :)



      Eliminar
  3. Son muy llamativas las raíces de las veredas, intentando sortear su contención de cemento. Me gustan mucho las figuras de tierra y raíces como las que fotografaiste, infaltables en los barrios urbanos más viejos. No puede negarse que invitan a la imaginación.
    Excelente el texto.
    Tenés gustos definidos y sabés expresarlos

    ¡Un brindis por el año!

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces los vecinos se quejan y a veces se termina sacando árboles centenarios...
      A mí también me gustan las formas que adoptan, y esa fuerza poderosa que viene desde lo profundo y hace saltar las baldosas.
      Me alegra que te haya gustado, ojo.

      Chin chin! (con qué brindamos?...)
      Un beso

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. No la probé... pero se acepta una negra!

      Eliminar
  5. Ya tendrás ocasión, vale al pena. Que sea una negra, entonces.

    ¡Chin, chin!

    ResponderEliminar
  6. La naturaleza es bella en cualquiera de sus facetas, hasta en la más destructiva.
    Deduzco que celebras tu primer año yo te encuentro hoy, seguiremos para poder cumplir el segundo.
    Saludos desde Tenerife-Canarias y te invito a mi espacio cuando quieras.
    Besos de gofio.

    ResponderEliminar
  7. Preciosa foto para este aniversario!
    Me disculpo por el retraso, y te dejo un beso grande y mis felicitaciones por tu blog, Betina!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Laura! Para mí es un honor y una alegría que visites este blog, aprecio mucho tus comentarios (vienen de una genia!).
      Beso grande

      Eliminar
  8. Acá andaba, pispeando fotos y palabras, algo embelesada, por cierto, cuando me encuentro con esto. Sabía usted, Betina, que tengo un liquid ambar en mi mismísima casita del bosque? Un motivo más para que venga, entonces... (si ya se lo había dicho, sepa comprender: culpa del aceite de oliva en las uñas, seguramente...).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada Louise: no, no lo sabía, pero a esta altura no me sorprenden las coincidencias entre usted y yo. Y por supuesto me encantará conocer su liquid (y su casita del bosque).

      (el aceite de oliva tiene propiedades que usted no imagina, pero ya le voy a explicar mientras lavemos unas rúculas y asemos un tofu...)

      Eliminar