…por ejemplo acabo de ver un pato que nadaba en uno de los lagos del Bois de Boulogne, y era de una hermosura tan maravillosa que no pude menos que ponerme en cuclillas junto al lago y quedarme no sé cuánto tiempo mirando su hermosura, la alegría petulante de sus ojos, esa doble línea delicada que corta su pecho en el agua del lago y que se va abriendo hasta perderse en la distancia. Mi entusiasmo no nace solamente del pato, es algo que el pato cuaja de golpe, porque a veces puede ser una hoja seca que se balancea en el borde de un banco, o una grúa anaranjada, enormísima y delicada contra el cielo azul de la tarde …

Julio Cortázar

4 de septiembre de 2014

Ventana con peces










4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Lindos esos pececitos, sí.
      Un beso, Carmela.

      Eliminar
  2. Debe ser un barrio muy húmedo, Bet... pero con gente feliz!

    Me hizo acordar de aquella viñeta de Caloi en la que un guapo (de inconfundible estirpe tanguera: funyi calado hasta los ojos; pañuelo al cuello; pucho ladeado; pose bien canchera...) apoyado en un farolito lleno de agua y con un "pezcadito" nadando alrededor del "foco", comenta: "Lo que mata es la humedad..."

    El Negro será parte de Bs. As., siempre..., por lo menos para los de nuestra generación. Y tus fotos también tienen ese "qué se yo..." que transmiten la belleza cotidiana de la Reina del Plata...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Boca es un barrio muy especial. Algunas casas son muy humildes y sin embargo, casi siempre les encuentro algo bello. El óxido que se cuela entre el pintura colorida de las chapas, las rejas torcidas de los balcones, la madera gastada de puertas y ventanas, las macetitas, la ropa tendida, no sé... Es tan difícil explicar la belleza...

      Ja, qué lindo lo de Caloi, tengo presentes esos guapos que dibujaba apoyados contra un farolito. Y es cierto que supo transmitir muy bien la esencia porteña...

      Gracias Sinuhe, me alegra que mis fotos puedan capturar aunque sea un poco de esa belleza.

      Eliminar